Guía breve para almacenar y madurar cerveza

Después de crear y embotellar un nuevo batch de cerveza, el siguiente paso es el reposo y almacenamiento de nuestras botellas. En este paso del proceso ocurre la llamada refermentación, responsable de la carbonatación. Además, es importante conocer sobre la maduración y shelf life de los diferentes tipos de cerveza para siempre beberla en su punto.

Cerveza-Almacenado1
imagen: Cerveceros de México

Carbonatación y almacenamiento

En la mayoría de las cervezas artesanales, la técnica que se usa para la carbonatación es conocida como priming, y consta de agregar cantidades calculadas de azúcar a nuestra cerveza antes del embotellado, con el fin de que las levaduras se reactiven y ocurra una nueva fermentación que genere CO2.

Mientras este proceso sucede, es importante mantener las botellas en un ambiente fresco (alrededor de los 20º C) y de preferencia oscuro. Por lo general, el periodo mínimo que debemos dejar pasar en esta etapa es de una semana o dos.

Maduración

La maduración es un proceso que no suele ser común en la mayoría de las cervezas, ya que las marcas comerciales están diseñadas para beberse “frescas”, y esperar largos periodos de tiempo no aportará nada a la cerveza, sino que la deteriorará. 

Sin embargo, algunas cervezas artesanales necesitan ser maduradas antes de poder beberlas. Los periodos de maduración pueden variar desde un par de meses, hasta años. No hay que perder de vista que después de cierto tiempo de almacenamiento, las cervezas dejan de ser consumibles.

Los factores que hay que tomar en cuenta para la maduración son: el contenido alcohólico, la presencia de levaduras vivas, el color de la cerveza y sus condiciones de almacenamiento.

No se recomienda madurar cervezas con menos del 5% ABV, exceptuando casos en los que se trate de cervezas oscuras y con levaduras activas, y sólo por un par de meses. Después de ese periodo, las cervezas con ABV bajos se deterioran rápidamente.

Por otro lado, en las cervezas que contienen entre 5% y 7.5% ABV, la maduración puede requerir alrededor de un mes, y su almacenamiento no deberá exceder un periodo de 24 meses después del embotellado.

En el caso de cervezas con un ABV de más de 7.5% pero menos de 10% requieren ser maduradas varios meses antes de siquiera ser bebibles, pero su shelf life puede extenderse hasta 10 años.

Por supuesto, las condiciones de almacenamiento para que se cumplan estos lineamientos deben ser estables en todo momento.

A pesar de que el proceso de maduración es definitivamente una cuestión de paciencia, constancia y atención al detalle, los resultados pueden ser cervezas muy ricas, únicas e indudablemente especiales.

TheBeerLabTeam

Fuentes: Zythophile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s